fbpx

Los accidentes laborales constituyen la segunda causa mas frecuente de accidentes oculares, siendo los sectores industriales de la construcción y la agricultura los que presentan una mayor incidencia.

Los trabajadores más predispuestos al traumatismo ocular son los metalúrgicos, electricistas, mecánicos, industriales, conductores, embotelladores y vidrieros, industriales químicos, fabricadores de explosivos y proyectiles, bomberos, mineros, tractoristas, fumigadores, agricultores, trabajadores de obrajes, apicultores y obreros de la construcción.

Clavos, partículas de metal, astillas, y puntas de alambre pueden saltar y causar heridas corneales, conjuntivales y heridas perforantes. Es muy frecuente ver en la practica oftalmológica, cuerpos extraños corneales que provocan muchas molestias y necesitan de su extracción para evitar infecciones y úlceras.

Una problemática frecuente en el campo de la oftalmología laboral la constituyen las quemaduras con cal, que requiere de inmediato el lavado con abundante cantidad de agua en el lugar de trabajo. Esta primera medida preventiva evita una perdida severa de la visión, ya que la cal al impregnarse en la córnea provoca gran inflamación, generando posteriormente presión ocular.

La visión es uno de los sentidos más valiosos, permite percibir la forma, el color y el tamaño de aquello con lo que se entra en contacto. A pesar de todo, muchas veces se ignora la necesidad de protegerse de los peligros, aún si se trata de peligros de trabajo.

Entre los accidentes oculares de origen laboral más comunes, se distinguen las siguientes situaciones: quemaduras con ácidos y cal, traumatismos superficiales, contusiones oculares y traumatismos penetrantes. De este modo, la urgencia oftalmológica más alarmante la constituyen los denominados traumatismos penetrantes o perforación ocular, que requieren inmediata intervención oftalmológica para reparación quirúrgica.

Las LESIONES oculares, pueden ser de dos tipos:

Directas:
· Lesiones provocadas por elementos contundentes dotados de energía cinética (objetos de naturaleza diferentes);

Indirectas:
· Lesiones producidas por la acción a distancia de energía mecánica (explosiones, traumatismos craneales).
Accidentes oculares más frecuentes

Partículas en los Ojos: No frote su ojo. Levante el párpado superior sobre el párpado inferior, permitiendo a las pestañas inferiores restregar las partículas fuera de la parte interna del párpado superior. Parpadee varias veces y deje que el ojo mueva la partícula fuera. Si la partícula permanece dentro del ojo, mantenga su ojo cerrado y busque ayuda médica.

Cortadas de ojo y párpado: Busque ayuda médica inmediatamente. No intente lavar el ojo ni remover algún objeto incrustado en el ojo. Nunca aplique presión al ojo lesionado o al párpado. Tenga cuidado de no frotar el ojo.

Golpe en el Ojo: Aplicar inmediatamente una compresa del hielo para reducir el dolor y la inflamación. Un ojo negro y visión borrosa pueden ser signos de algún daño interno en el ojo. Vea a su oftalmólogo inmediatamente.

Quemaduras por Químicos: Moje el ojo con agua inmediatamente, usando sus dedos para mantener el ojo tan abierto como sea posible. Mantenga su cabeza debajo de un grifo o de una ducha, o echar agua suavemente en el ojo desde un recipiente por lo menos durante quince minutos.

Si ha sufrido Mala Praxis, llámenos, consulte con especialistas su caso, asesórese, esperamos su consulta:.011 4713 3046

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.