fbpx

En Argentina, 4 de cada 10 personas trabajan en negro: no tienen obra social ni aportes jubilatorios. Esto es ilegal, ya que viola los artículos 21 y 52 de la Ley de Contrato de Trabajo, los cuales establecen que «habrá contrato de trabajo siempre que una persona se obligue a prestar servicios en favor de la otra y bajo la dependencia de ésta, mediante el pago de una remuneración», y que dicha relación debe ser correctamente registrada.

El incumplimiento de la primera de las obligaciones (trabajo no registrado) o de la segunda (trabajo mal registrado) es bastante común entre las empresas, que se ahorra de este modo el pago de impuestos y cargas sociales. Pero este incumplimiento, que perjudica enormemente al trabajador, es también motivo suficiente para iniciar un reclamo y, eventualmente, un juicio laboral.

¿Cómo sé si estoy en negro?

La institución encargada de verificar que el empleador cumpla con sus obligaciones impositivas, y de administrar esos recursos, es la AFIP. Las empresas, ni bien contratan a un nuevo empleado, deben declarar y registrar ante la AFIP los detalles del contrato, y entregarle luego al trabajador la constancia de “alta temprana”, en la que figuran sus datos personales, la fecha de ingreso y el sueldo pactado, entre otras cosas.

Vos podés asegurarte de que tu relación se encuentra registrada ingresando en el sitio web de la AFIP e introduciendo tu DNI o tu CUIL. Si el sitio no lo reconoce, entonces estás en negro, y tenés derecho exigirle al empleador que regularice tu situación.

Cobro una parte en negro y otra en blanco

Muchas veces los trabajadores están registrados, pero los datos son erróneos. Esto se debe a que las empresas, para pagar menos impuestos, declaran un sueldo menor al real, y abonan una parte en blanco y otra en negro. También suele suceder que la fecha de ingreso declarada es posterior a la verdadera, lo que abarata los gastos de la empresa en caso de indemnización por despido. O que la jornada laboral registrada consta de menos horas de las que el empleado trabaja. En todos estos casos, hablamos de mala registración.

¿Qué pasa si estoy en negro o mal registrado?

A la hora de calcular la indemnización por despido, la ley toma en cuenta las características reales de la relación laboral, independientemente de que estuvieran bien o mal registrados. Esto significa, por ejemplo, que si trabajaste en negro durante tres años, te corresponde cobrar una indemnización idéntica a la que hubieras cobrado de haber estado trabajando en blanco. Y a eso habrá que sumar las multas con las que la ley penaliza al empleador por no haber registrado (o haber registrado mal) a su empleado.

Adicional por trabajo en negro o mal registrado

El artículo 8 de la Ley 24.013 establece que «el empleador que no registrare una relación laboral abonará al trabajador afectado una indemnización equivalente a una cuarta parte de las remuneraciones devengadas desde el comienzo de la vinculación», o sea, el 25% del total de lo percibido desde el comienzo de la relación laboral.

Al mismo tiempo, el artículo 9 de la misma ley, establece igual indemnización (1/4 del total de la remuneración) para «el empleador que consignare en la documentación una fecha de ingreso posterior a la real».

Lo mismo ocurre —artículo 10— con «el empleador que consignare una remuneración menor que la percibida por el trabajador».

¿Qué puedo hacer en estos casos?

Todo reclamo se inicia intimando a la empresa (vía telegrama laboral) a que regularice la situación: te ponga en blanco o te registre correctamente y abone los aportes adeudados. ¿Pero qué pasa si la empresa ignora la solicitud? En este caso, el trabajador tiene derecho a considerarse despedido y exigir una indemnización.

¿Necesitás asesoramiento?

Escribinos al Whatsapp: 11 5718 9066

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.